miércoles, 14 de enero de 2015

Prohibido prohibir

Desde que somos niños, una de las primeras palabras que aprendemos es prohibido: prohibido ir allí, prohibido jugar con esto,.. Pero a lo largo de los años y con el crecimiento del cuerpo y sobre todo de la mente, nos damos cuenta que en realidad la palabra prohibido tiene un carácter distinto a como nos lo decían nuestros padres, queriendo evitarnos un peligro o que aprendiéramos de su prohibición. Como nosotros, el lenguaje también evoluciona, prohibido debería ser una palabra que a su vez estuviera “prohibida” en ciertas situaciones.

Sobre todo en una que tanto ha dado que hablar en Linares. A finales de octubre de 2014 el Ayuntamiento de Linares daba a conocer la restricción de la circulación de bicicletas en el Paseo de Linarejos. Paseo emblemático que muchos linarenses utilizan para acceder a la vía verde. Esta restricción fue, además de algunas quejas vecinales, aconsejada por un señor que es cabeza de cierto partido, que semanas antes hablaba de un “Proyecto Vial” para una Linares movida en bicicleta. Curiosa ironía.

Esta restricción, obviamente, es acompañada con su respectiva multa de 200 euros, en caso de utilizar una bicicleta en nuestro querido Paseo. Algunas de las opiniones favorables a esta prohibición se referían a la “cantidad de atropellos” que se producían por parte de los ciclistas. ¿Realmente es una excusa para prohibir el tránsito de bicicletas? Antes de prohibir, ¿se ha propuesto alguna solución para toda la gente que utiliza este medio de transporte, por hacer deporte, o por el simple hecho de pasear?

Tras la restricción, se sucedieron numerosas quejas contrarias a esta decisión tomada por el Ayuntamiento de Linares, además del centenar de personas que se concentraron montados en bicicletas, que precisamente llevaban como lema el título de este artículo, PROHIBIDO PROHIBIR.

Desde CILUS defendemos no sólo el uso de la bicicleta como medio de transporte para la protección del medio ambiente y reducir la contaminación y el ruido de la ciudad, sino para un uso deportivo, saludable y por el simple disfrute de dar un paseo en bicicleta, siempre respetando a los demás, ya sean peatones u otro tipo de vehículos.


A su vez y en general, creemos que este tipo de prohibiciones deben evitarse cuando no existan motivos contundentes y sobre todo, cuando antes no se han intentado otras soluciones ni otras alternativas que puedan solventar el supuesto problema.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

.

.