viernes, 19 de diciembre de 2014

TRATADO DE LIBRE COMERCIO.

Juan Torres, catedrático en economía aplicada, da un punto de vista sobre el tratado de libre comercio que se encuentra en negociaciones entre EEUU y la EU, analizando las consecuencias negativas que conlleva dicho tratado para la UE.

En primer lugar, el objetivo del tratado es eliminar las restricciones que existen entre EEUU y EU, los aranceles y leyes que dificulten el comercio. El principal problema es la modificación de las leyes y normativa de comercio, pues se quiere alcanzar una equivalencia entre ambas legislaciones.

Lo cual conlleva otro problema como consecuencia de la equivalencia de leyes, el conflicto que se produce respecto a los controles de calidad de los productos y la información en el etiquetado, ya que en EEUU las normativas son menos estrictas respecto a la elaboración y etiquetado de los productos. Si se lleva a cabo este tratado, la EU adoptará el mismo sistema que EEUU. Este tratado desfavorece a la EU pues, a día de hoy, se exige un análisis de los productos mucho más exhaustivo.

Las argumentaciones a favor del tratado no son convincentes, ya que son un tanto utópicas y no se pueden garantizar. Por ejemplo el hecho de que el desempleo que se produzca en un país se compense con mayor empleo en otro.

Juan Torres sostiene una postura contraria al tratado, basándose en la clandestinidad en la cual se están llevando a cabo las negociaciones y la desinformación al ciudadano. Reclama una mayor información  a la población ya que desconocen las consecuencias que puede ocasionar el tratado en la economía.

Centrándonos en España, más concretamente en nuestra región, debemos remarcar  la repercusión que va a tener el tratado con respecto a la agricultura y al olivar. Como menciona Juan Torres, hay una serie de normas y leyes que impiden la comercialización de productos tratados con ciertos químicos, que si son permitidos en EEUU, por lo que al firmarse el tratado la EU eliminara estas medidas, permitiendo la comercialización de dichos productos estadounidenses que llegaran a los comercios europeos. Ya no es solo el grave problema que supone la consumición de los productos tratados con químicos, sino que además le harán competencia a los productos europeos, donde entra el aceite de oliva producido en nuestra provincia. Por lo tanto, también se verá perjudicada no solo la salud de los ciudadanos sino también la economía. Este asunto afecta de forma directa no solo a Jaén sino a toda Andalucía, ya que la mayor fuente de ingresos proviene de la agricultura y la ganadería, sector en el cual nos enfrentaríamos a la competitividad de EEUU.

Desde CILUS pensamos que teniendo en cuenta las repercusiones económicas y sociales que un tratado de tal relevancia tiene en la ciudadanía, no está siendo informada y por lo tanto no puede pronunciarse sobre el tratado, lo cual es insultante tratándose de Estados democráticos de derecho donde los sujetos son parte esencial. La ciudadanía tiene que ser conocedora de los asuntos que le van a influir en su vida de forma directa, y esta negociación y posible ratificación del tratado  va a afectar a todos los ciudadanos de la UE.

Por otra parte, no quedan claros cuales van a ser los beneficios y las consecuencias si el tratado llega a ser aprobado, pues, según el catedrático Juan Torres, solamente va a aportar consecuencias negativas a la economía.

CILUS pide una mayor información a la ciudadanía, no solo desde la UE  sino también desde el gobierno central, ya que consideramos que este desconocimiento sobre temas de tanta relevancia no se puede tolerar.


No hay comentarios :

Publicar un comentario

.

.