lunes, 29 de diciembre de 2014

Pongamos que hablo de Linares

Un joven (o una joven, lo mismo da) como cualquier otro despierta una mañana y se prepara para ir a trabajar. Mientras desayuna, entra en internet para ver las noticias de su ciudad, ¿de donde es este joven? Pongamos que hablo de Linares. Este joven se levanta pensando en qué estará pasando en su tierra, ya que debido a la incertidumbre sobre su futuro, como el resto de jóvenes de su edad en la ciudad, tomó la decisión de ir a otra en busca de un empleo. Los días se le hacían eternos y no veía fin a la agonía de estar parado sin nada que hacer.

Se despidió de su familia, de sus amigos, de todo lo que quería y se fue, solo, a buscar un futuro incierto, y con unas condiciones que siempre dejan bastante que desear.  Demasiadas horas trabajando, para recibir escasamente lo suficiente para pagar los gastos de alquiler y poco más, lo peor, como él piensa muchas veces es “por lo menos tengo trabajo”.  Este pensamiento, lejos de darle consuelo le atemoriza y le duele aún más, da igual la edad que tenga, porque sabe que no es el primero, ni será el último en abandonar Linares.

No sólo jóvenes formados y con ganas de empezar su vida laboral y de comerse el mundo, también son muchas familias, amantes de su tierra, que no tienen más remedio que empaquetar sus cosas y marcharse lejos de aquí, dejando Linares cada vez más vacía y parecida a un cementerio. Lo que realmente le duele al exiliado no es tener que marchar, dejar a sus seres queridos y mirar hacía delante, lo que al linarense le duele de verdad es tener que abandonar su tierra y ver que no hay una mejora, que volverá a Linares en vacaciones (si es que las tiene) y ver que cada vez hay menos gente, más personas que se han ido, más locales vacíos, muchísimos sueños frustrados e ilusiones rotas, pero eso no es lo peor.

Lo peor querido paisano, es que parece que no nos importa a nadie, sobre todo a nuestros gobernantes, que camino (si nada lo evita) de su cuarta legislatura, no les parecen pocas las promesas incumplidas y la cantidad de linarenses que han dejado su ciudad, sino que además se han quedado mirando sin reaccionar como Linares empezaba a morir. No olvidemos también a la oposición fantasma, sin movilizarse realmente por Linares, sólo por intereses, o presentando un estratosférico proyecto deportivo, que aunque necesario, no es la prioridad.

Pero no nos olvidemos del linarense que realmente acude a las urnas para ejercer su derecho a voto, quizá por incrédulo, quizá por miedo a lo desconocido o por recibir ayudas, subsidios por afinidad a algún partido, no ha sabido tampoco reaccionar y exigir el cambio político que Linares lleva necesitando desde hace años.


Desde Ciudadanos Libres Unidos de Linares, nos comprometemos a luchar día a día por nuestra ciudad, ya que aunque jóvenes, llevamos en la sangre Linares, y así lo sentimos. Nos duele ver que nuestra tierra esté muriendo y nadie haga nada por remediarlo, al igual que sentimos al linarense que marcha y no puede luchar por el futuro de su tierra. Nosotros estamos comprometidos con estos jóvenes y con nuestro futuro, que es a su vez el futuro de nuestra tierra, de nuestro devastado Linares.

viernes, 19 de diciembre de 2014

TRATADO DE LIBRE COMERCIO.

Juan Torres, catedrático en economía aplicada, da un punto de vista sobre el tratado de libre comercio que se encuentra en negociaciones entre EEUU y la EU, analizando las consecuencias negativas que conlleva dicho tratado para la UE.

En primer lugar, el objetivo del tratado es eliminar las restricciones que existen entre EEUU y EU, los aranceles y leyes que dificulten el comercio. El principal problema es la modificación de las leyes y normativa de comercio, pues se quiere alcanzar una equivalencia entre ambas legislaciones.

Lo cual conlleva otro problema como consecuencia de la equivalencia de leyes, el conflicto que se produce respecto a los controles de calidad de los productos y la información en el etiquetado, ya que en EEUU las normativas son menos estrictas respecto a la elaboración y etiquetado de los productos. Si se lleva a cabo este tratado, la EU adoptará el mismo sistema que EEUU. Este tratado desfavorece a la EU pues, a día de hoy, se exige un análisis de los productos mucho más exhaustivo.

Las argumentaciones a favor del tratado no son convincentes, ya que son un tanto utópicas y no se pueden garantizar. Por ejemplo el hecho de que el desempleo que se produzca en un país se compense con mayor empleo en otro.

Juan Torres sostiene una postura contraria al tratado, basándose en la clandestinidad en la cual se están llevando a cabo las negociaciones y la desinformación al ciudadano. Reclama una mayor información  a la población ya que desconocen las consecuencias que puede ocasionar el tratado en la economía.

Centrándonos en España, más concretamente en nuestra región, debemos remarcar  la repercusión que va a tener el tratado con respecto a la agricultura y al olivar. Como menciona Juan Torres, hay una serie de normas y leyes que impiden la comercialización de productos tratados con ciertos químicos, que si son permitidos en EEUU, por lo que al firmarse el tratado la EU eliminara estas medidas, permitiendo la comercialización de dichos productos estadounidenses que llegaran a los comercios europeos. Ya no es solo el grave problema que supone la consumición de los productos tratados con químicos, sino que además le harán competencia a los productos europeos, donde entra el aceite de oliva producido en nuestra provincia. Por lo tanto, también se verá perjudicada no solo la salud de los ciudadanos sino también la economía. Este asunto afecta de forma directa no solo a Jaén sino a toda Andalucía, ya que la mayor fuente de ingresos proviene de la agricultura y la ganadería, sector en el cual nos enfrentaríamos a la competitividad de EEUU.

Desde CILUS pensamos que teniendo en cuenta las repercusiones económicas y sociales que un tratado de tal relevancia tiene en la ciudadanía, no está siendo informada y por lo tanto no puede pronunciarse sobre el tratado, lo cual es insultante tratándose de Estados democráticos de derecho donde los sujetos son parte esencial. La ciudadanía tiene que ser conocedora de los asuntos que le van a influir en su vida de forma directa, y esta negociación y posible ratificación del tratado  va a afectar a todos los ciudadanos de la UE.

Por otra parte, no quedan claros cuales van a ser los beneficios y las consecuencias si el tratado llega a ser aprobado, pues, según el catedrático Juan Torres, solamente va a aportar consecuencias negativas a la economía.

CILUS pide una mayor información a la ciudadanía, no solo desde la UE  sino también desde el gobierno central, ya que consideramos que este desconocimiento sobre temas de tanta relevancia no se puede tolerar.


martes, 9 de diciembre de 2014

CILUS contra las subvenciones a partidos, patronal y sindicatos.

Pero… ¿¡Por qué!? ¿¡Estamos locos!?

1. Porque los partidos políticos deben empezar dando ejemplo de regeneración y de austeridad.

2. Porque al suprimir las subvenciones improductivas se liberarían fondos para la creación de empleo, la sanidad y la educación. Es cuestión de prioridades y CILUS lo tiene claro.

3. Porque las subvenciones públicas fomentan el despilfarro. El que no sabe lo que cuesta ganar el dinero honradamente, tampoco tiene reparo en malgastarlo. Esto es fácil de ver en cualquier mega-campaña electoral de los grandes partidos.

4. Porque cada año crece en cuantía el dinero que se asigna a los aparatos de los partidos políticos. Para ellos no hay crisis.

5. Porque se obliga a los ciudadanos a sufragar los gastos de unos partidos políticos en los que no tienen por que creer. La aportación económica a cualquier organización debe ser voluntaria y privada, no de nuestros impuestos.

6. Porque aumenta la corrupción en sindicatos y organizaciones empresariales, como en cursos de formación opacos que nos cuestan cientos de millones de euros a los contribuyentes.

7. Porque amortigua a los sindicatos frente al Estado. Es difícil que un sindicato que vive del dinero de un organismo público pueda enfrentarse a él ante injusticias, convirtiéndose en un ente inútil para la sociedad al no cumplir su función constitucional.

8. Porque apesebran a la sociedad. Cuando un colectivo recibe un dinero por nada, se acostumbra a que así sea y acaba con su inquietud por mejorar.

En CILUS nos preocupamos por que veas cada día que lo que nos aportas se exprime hasta el último céntimo, quitándonos de sueldos orgánicos y congresos en hoteles de 5 estrellas. Por eso sobrevivimos más que dignamente, porque nos ves útiles, eficientes y encima te caemos bien.


Recuerda: vivimos exclusivamente del dinero que nos aportan nuestros afiliados y simpatizantes, siendo éste a su vez limitado por persona física o jurídica al año a 4.000€. Esto es importante, porque de esta forma, anulamos cualquier tipo de injerencia potencial ya venga de particulares, lobbies, empresas u organismos públicos. Así se refleja en nuestros Estatutos, y esto nos convierte en un partido auténticamente libre.

martes, 2 de diciembre de 2014

Estamos cansados...

Cansados de un futuro incierto, cansados de tener que hacer las maletas e irnos de la ciudad que nos ha visto crecer, cansados de ver carteles de cerrado donde antes había ilusión, cansados de pasar hambre, cansados de promesas vacías que lo único que hacen es que la caída sea más fuerte y dolorosa, cansados de la incompetencia, de la ignorancia, del pasotismo, de la impasibilidad.

Linares, la que un día fue una de las ciudades más vivas de Andalucía se está muriendo, o más bien la están matando.La está matando la desidia, la rendición antes de tiempo, el “¿y qué puedo hacer yo?”.

Estamos cansados y por eso nos quejamos. No de una manera pueril, que a nada lleva más que a una rabieta inútil, sino con esfuerzo y trabajo. Porque sí podemos hacer algo. Sí podemos ayudar, o dicho de otro modo, podemos ayudarnos. El camino se hace andando y pensamos que es la hora de luchar por lo que es nuestro, por lo que nos merecemos.Porque desde la pasividad de nuestro sillón no se puede lograr nada; se hace con ideas y movimiento.

Somos jóvenes pero ya estamos cansados. Y desde el cansancio y la ilusión surge CILUS Linares. Porque estamos convencidos de que entre todos los ciudadanos libres y unidos podemos devolverle a nuestra ciudad esa vitalidad que le han arrebatado.
¿Intrépidos? Mejor valientes. ¿Idealistas? No sin un trabajo que respalde nuestras ideas y con los pies en la tierra, ante todo.


Porque estamos cansados y lo que queremos es descansar.

lunes, 1 de diciembre de 2014

Linares Deportivo: Un ejemplo de diplomacia y colaboración con nuestros vecinos.

Cerramos la semana pasada con la positiva visita de la directiva de nuestro Linares Deportivo al Recreativo de Bailén. Esta visita, que según informaciones del Club tenía como objetivo estrechar relaciones entre ambos equipos, se salda con una recepción muy amigable por parte de nuestros vecinos y la apertura de distintas futuras colaboraciones, lo que desde Ciudadanos Libres Unidos de Linares (CILUS) consideramos todo un ejemplo de lo que se debería hacer y no se hace a nivel administrativo desde el Ayuntamiento de nuestra ciudad.

Desde CILUS pensamos que estrechar la colaboración entre Linares y municipios cercanos y amigos, con los cuales existe una relación histórica indiscutible, es ampliamente positivo y necesario para el beneficio mutuo. En nuestra opinión, Linares debe ser referente como cabecera de comarca de la promoción de estos acuerdos.

En este sentido CILUS propondrá la mancomunidad de servicios urbanos costosos que puedan abaratarse al ser gestionados en común entre varios municipios cercanos, una profunda mejora del transporte a nivel comarcal que favorezca el tránsito de pasajeros y que permita a las personas ir y venir a Linares de forma rápida y eficaz tanto por motivos médicos, burocráticos o de comercio.

Por esto, Ciudadanos Libres Unidos de Linares felicita humildemente a la directiva del Linares Deportivo y la anima a seguir siendo ejemplar en sus iniciativas por expandir y mejorar el nombre de Linares.

lunes, 24 de noviembre de 2014

Nace ‘Con Fuerza de Mujer’ para dar voz a la población ignorada.

Esta nueva a asociación feminista pretende promover una sociedad basada en la igualdad. Las mujeres de hoy en día, a pesar del trabajo llevado a cabo desde el gobierno central para alcanzar una sociedad más igualitaria, se tiene que enfrentar a una situación desigual por el único motivo de su condición de mujer. Esta situación es una realidad, no solo en Linares, sino en el resto de España. Una de las principales soluciones para atajar esta situación es por la que apuesta la asociación, se necesita mentalizar a la sociedad de la desigualdad latente y concienciarla de que se debe producir un cambio, por esto desde CILUS pensamos que de nada sirven los esfuerzos desde el gobierno para mejorar la ley hacia la igualdad si la sociedad no es consciente y no colabora por mejorar la situación de cientos de mujeres. Lo que sí es evidente es que debemos acabar con esta situación que llevan cargando las mujeres desde hace siglos de historia y el poder de ello se encuentra en la sociedad. Ciudadanos Libres Unidos de Linares saluda esta iniciativa y se compromete a apoyar toda actividad para la concienciación social ante esta problemática.



Quiénes Somos

Ciudadanos Libres Unidos de Linares es un movimiento de jóvenes linarenses que tiene el objetivo de devolver a nuestra ciudad el esplendor y el futuro que le ha sido y le sigue siendo arrebatado.

Linares se encuentra en un momento de grave decadencia social y económica, sin precedente alguno en su historia como ciudad. No es casualidad ni ningún castigo divino, si no el efecto producido por largos años de pasividad de la sociedad, malas decisiones y una muy lamentable clase política a todos los niveles que ha preferido mirar siempre a sus intereses en lugar de hacia los intereses de nuestra ciudad.

Frente a opciones políticas que han demostrado ser desastrosas para Linares nace,desde los que hemos sufrido y estamos sufriendo con mayor crudeza la decadencia de la ciudad, los jóvenes, este movimiento que viene a dar respuesta a todos aquellos ciudadanos, que libres de ataduras ideológicas de otro siglo, sientan a Linares como algo suyo y que quieran luchar unidos por su futuro.


Ciudadanos Libres Unidos de Linares. 

miércoles, 21 de mayo de 2014

Reflexiones sobre la campaña electoral de las europeas


Hace más de dos años escribí estas palabras: "¿Más Europa? ¿Más poder para Bruselas? ¿Más pérdida de soberanía nacional? Ante todo, yo empezaría diciendo que eso de la soberanía nacional es un mito, y mucho más en la era de la globalización. Hace mucho tiempo que hemos perdido la soberanía nacional en muchos campos: en el campo monetario, en el económico, en el militar, en el medioambiental, en el comercial, en el agrícola, etc. Incluso frente a la gran banca española –no hablemos de la gran banca internacional- ¿somos acaso soberanos los españoles? Preguntémoselo a Berlusconi y a Zapatero si ellos, elegidos democráticamente por sus respectivos pueblos, fueron soberanos o  tuvieron que doblegarse. Si tenemos que decir esto de los gobiernos nacionales, que se lo piensen muy mucho los gobiernos autonómicos".

No creemos fantasmas y echemos la culpa a los antieuropeos. La culpa la tendrán los que nos han gobernado. Sin embargo no he visto hasta ahora a ningún partido que haya entonado el mea culpa

Estas palabras tienen hoy la misma o mayor actualidad, pero la situación ha empeorado en estos dos años. Los españoles hemos pasado de ser uno de los países más europeístas a ser uno de los países más escépticos frente a la idea de Europa, y conviene que nos preguntemos por qué. Mientras los partidos políticos no quieran reconocer por qué el ciudadano medio no piensa ir a votar el día 25, es inútil que pretendan engañarle alegando "que viene el coco de los antieuropeos".

¿A qué se debe esta desafección de los españoles por la Unión Europea? Los partidos que nos han estado gobernando en España, que son los mismos que nos han estado gobernando en Europa, alguna responsabilidad sí que han de tener, ¿no? Cuando en un partido de fútbol está perdiendo el equipo local, no echamos la culpa al equipo contrario  de que nos esté ganando. La culpa la tendrá el equipo local que juega peor que el equipo contrario. No creemos fantasmas y echemos la culpa a los antieuropeos. La culpa la tendrán los que nos han gobernado. Sin embargo no he visto hasta ahora a ningún partido que haya entonado el mea culpa. Todos lo han hecho bien, así piensan, y lo van a seguir haciendo igual. Por ese camino no convencerán a nadie de que se acerque a las urnas.

Si al menos se preguntaran qué es lo que hemos hecho mal. Creo que nunca una persona es más alta y más digna que cuando se postra libremente de rodillas. Los ciudadanos sabemos apreciar estos gestos. Pero "sin arrepentimiento no hay perdón". No pido a los partidos que no han estado representados en el Parlamento Europeo o que no han tenido responsabilidad de gobierno aquí en España que se disculpen, pues no tienen ninguna responsabilidad, pero sí a todos los demás, si quieren que los ciudadanos españoles se acerquen a las urnas.

Si decimos que sin arrepentimiento no hay perdón, tampoco puede haber perdón cuando se roba y no se devuelve lo robado. Cuando se trata de un robo de millones en el que está implicado un partido político, no basta con ir a la cárcel, ni mucho menos decir "ha prescrito". Estos casos de corrupción no deberían prescribir nunca y, de hecho, ante la mentalidad de la gente no prescriben. Si no hay devolución de lo robado, no hay tampoco arrepentimiento y sin arrepentimiento no puede haber perdón. El paso del tiempo podrá borrar muchas cosas, pero será siempre una herida mal curada, que permanecerá mucho tiempo en el inconsciente colectivo. Que no busquen los partidos políticos a los culpables del absentismo. Basta con que se miren a sí mismos.

Políticos, queréis una Europa más democrática. Muy bien. Pero, ¿qué democracia tenéis en vuestros partidos? ¿Hay respeto a las minorías dentro de vuestro partido? ¿No tenéis clientelismo ni favoritismo? ¿Qué austeridad es la vuestra?

No, no va a ser nada fácil que el ciudadano vuelva a tener confianza en los políticos y vuelva a votar ilusionado en unas elecciones al Parlamento Europeo. ¿Lo lograrán las otras formaciones que no tienen responsabilidad política o que se presentan por primera vez a estas elecciones? Todo dependerá de la seriedad de sus propuestas y de sus programas. Decir que queremos una Europa más democrática o una Europa de los ciudadanos puede sonar muy bonito, pero no es suficiente, porque el ciudadano espera propuestas prácticas. Tampoco sería suficiente que prometan que van a exigir bajar los sueldos de los eurodiputados o suprimir los gastos inútiles, porque estas promesas son muy etéreas. Una propuestas concreta sería, por ejemplo: supresión de las embajadas de las regiones y de los Estados miembros, pues ya están las embajadas de la Unión Europea. Otro ejemplo concreto, elección directa del presidente de la UE por todos los ciudadanos de la UE. Otro ejemplo sería la supresión del 95% o de la totalidad de los gastos de las campañas electorales al Parlamento Europeo, pues son gastos inútiles que se pueden suplir con las medios de comunicación públicos que tienen todos los Estados miembros. Estas medidas concretas pueden resultar interesantes y necesarias, pero tampoco serán suficientes para ilusionar a los ciudadanos.

En estos momentos viene a mi mente el proverbio latino "Medice, cura te ipsum". Médico, cúrate a ti mismo. Yo quisiera que se lo aplicaran los nuevos partidos, pues los antiguos ya están demasiado viciados con malos hábitos difíciles de desarraigar. Políticos, queréis una Europa más democrática. Muy bien. Pero, ¿qué democracia tenéis en vuestros  partidos? ¿Hay respeto a las minorías dentro de vuestro partido? Lo que da calidad a la democracia es eso: el respecto a las minorías y la igualdad de todos. ¿No tenéis clientelismo ni favoritismo? Estáis exigiendo austeridad a millones de ciudadanos, ¿qué austeridad es la vuestra? ¿Cuánto millones estáis gastando en propaganda electoral? ¿Os vamos a tener que seguir subvencionando todos? Y, ¿por cuánto tiempo? ¿No creéis que se deberían suprimir casi todos estos gastos inútiles y las subvenciones públicas?

La afluencia a las urnas el próximo día 25 depende de todos. Frente a la mala calidad democrática de nuestro país, no pedimos que vuelva la dictadura. Frente a la Unión Europea actual, no podemos decir "volvamos a los nacionalismos de los Estados". Ir contra la marcha de la historia es estar condenado al fracaso. Queremos otra Europa, y por esa Europa queremos luchar y queremos votar. Digamos, como en su día dijeron los gallegos: "si no votamos, no os botamos".

Félix de la Fuente es cabeza de lista de Ciudadanos Libres Unidos al Parlamento Europeo




domingo, 11 de mayo de 2014

La utopía que se vuelve realidad

Hace apenas dos años éramos poco más que un grupo de idealistas cabreados, descontentos con ganas de cambiar la situación, y refugiados políticos huyendo de partidos oligárquicos, poco democráticos o directamente falsos.

Dentro de este grupo de conocidos, en lugar de seguir “arreglando España” en charlas de café tan agradables como fútiles, a muchos de nosotros nos saltó algún tipo de resorte, de mecanismo interno que nos decía que esto no podía seguir así. Que ahora o nunca, y que si no lo hacíamos nosotros quién lo iba a hacer.

Han sido dos años de lucha y progresión, de llegar a la raíz de las cuestiones para obtener un denominador común, de equivocarnos una y mil veces aprendiendo de nuestros errores y de esfuerzo por crear desde la nada un partido político único, adaptado hasta el extremo a las necesidades reales de la gran mayoría de los ciudadanos, de esos ciudadanos sobre los que ha caído la enorme losa de la crisis económica, el despilfarro público y la inmoralidad dantesca, desmedida y desvergonzada de políticos, sindicatos mayoritarios y patronal. Un partido que predica con el ejemplo autoimponiéndose limitación de mandatos, rechazando estatutariamente subvenciones públicas, y que ideológicamente ha sido capaz de conjugar la importancia de la libertad individual con un marcado carácter social y de defensa de la igualdad real de las personas.

A día de hoy, Ciudadanos Libres Unidos (CILUS) se presenta a las Elecciones al Parlamento Europeo el próximo 25 de mayo con los deberes hechos, rompiendo moldes de la política tradicional y con la satisfacción de que el mero hecho de estar presentes es ya una gran victoria para los humildes medios con los que contamos (y contaremos), así como un primer golpe contra quienes con nuestras ideas ven en peligro su cómoda poltrona.

Quien mire nuestra lista electoral no verá políticos. Esto es un hecho. Verá ciudadanos normales y corrientes: Mecánicos, parados, empresarios, funcionarios, médicos, estudiantes o tenderos. Ninguno vivimos de la política, es más, nos cuesta el tiempo y el dinero. Quizá alguien se sorprenda al reconocer el nombre de un conocido al que creía completamente alejado de cualquier clase de activismo político, y entonces ¿qué ha cambiado? ¿qué está cambiando? Lo que antes era una utopía, hoy se vuelve realidad.

Ciudadanos Libres Unidos

Francisco Javier Bris Peñalver (Linares, 1991) es Ingeniero Técnico de Telecomunicación y Secretario de Organización de Ciudadanos Libres Unidos. Candidato Nº 4 al Parlamento Europeo


Celebraciones anacrónicas en una Europa unida


Como todos los años, hoy ha tenido lugar la celebración anual del fin de la Segunda Guerra Mundial con la victoria sobre Alemania, gobernada entonces por un régimen dictatorial de extrema izquierda nacionalista. Y ya van 69 años de celebraciones.

Todas estas celebraciones de guerras y ofensivas bélicas contra países que se suponen amigos y socios de los celebrantes en una Europa cada vez más unida, al menos formalmente, para crear una gran comunidad política y económica con libre movimiento de personas y mercancías entre los  veintiocho países miembros, resultan cada vez más anacrónicas. Incluso me atrevería a decir que son una ofensa más que un homenaje a los caídos o la proeza bélica.

No se trata de que se olviden determinados hechos históricos, sino de no reabrir viejas heridas, fomentando el resentimiento y el odio más que cultivar la memoria histórica para evitar que se repitan circunstancias que llevaron a las grandes guerras que no fueron más que destrucción de vidas humanas y patrimonios culturales, mientras que nunca sirvieron realmente para nada si comparamos situaciones anteriores y posteriores al empleo de la violencia bélica.

Especialmente destacan las celebraciones rusas en la Plaza Roja de Moscú, en un momento en el que la Federación Rusa pretende volver al imperialismo y a las malas maneras que ejercía desde 1801 y sobre todo durante los setenta y tres años de la dictadura comunista, con una demostración a la vieja usanza soviética del poder bélico.
Lo que se omite en todas estas celebraciones, a las que en los últimos años asiste siempre el gobierno alemán, para seguir humillándose y ser humillado por algo que hizo un régimen totalitario en tiempos ya remotos, es todo el sufrimiento del pueblo derrotado al tener que soportar los pillajes, los asaltos, las violaciones y crueldades, la tortura y el rapto, la expulsión de su territorio, la destrucción del patrimonio cultural por las tropas soviéticas, al igual que la destrucción masiva de ciudades indefensas por los británicos de gente que nada podía hacer para evitar la guerra y los demanes de sus dirigentes políticos. No son proezas dignas de celebraciones.

Por otra parte, los franceses, que iban de remolque, ya que no pintaron realmente nada al no disponer de ejército propio operativo en aquel momento, son los más interesados en recordar el día en que comenzaron a recuperar su independencia, pero no sin haber colaborado un tiempo y en una parte de Francia con los ocupadores nazis.

Sería mucho más útil celebrar hechos históricos que simbolizan el nexo de unión entre los europeos, su origen común y el carácter positivo de algunos acontecimientos que fueron todo menos el enfrentamiento entre pueblos.

En realidad se trata de un recalentamiento continuo del sentimiento de culpabilidad de unos y de triunfo de otros, de subrayar que unos son perdedores y otros vencedores, de actos de humillación y demostración de supremacía.

Obama ya dejó entrever su actitud cuando en plena campaña electoral estadounidense dio su discurso en Berlín, bajo la Columna de la Victoria. Su semblante sereno, de predicador americano, es engañoso y hace temer lo peor. EE.UU. quiere imponer a Europa cuál ha de ser la política europea y quién manda aquí.

En una Europa unida lo que no procede es celebrar acontecimientos que humillan a otros. En Europa, todos los países han tenido guerras entre sí, incluso estados alemanes se enfrentaron unos con otros por intereses territoriales. Si realmente se quiere llegar a crear unos Estados Unidos de Europa, lo que tiene que prevalecer son los valores comunes, la concordia entre los pueblos y la superación de resentimientos históricos.

Tal vez algunos países aún no han comprendido que ya no son ni deben ser hegemónicos,  mientras que otros dejaron de celebrar hace tiempo batallas contra países que hoy son amigos y socios. Un sentimiento europeo tiene que partir de una nueva forma de pensar y de actuar sin quedar anclado en un pasado ya remoto que la mayoría de las nuevas generaciones apenas conocen de los libros y de la televisión ni pueden entender. El mundo nunca cambiará siguiendo viejos esquemas de potencias mundiales o continentales y países subordinados.

Las conmemoraciones casposas de hazañas bélicas como la del 9 de mayo deben cesar. Necesitamos una política nueva, necesitamos políticos nuevos. El mundo ha cambiado, pero los políticos siguen con una mentalidad del siglo XIX, con intereses geopolíticos caducos e inmovilistas. Los actos del 9 de mayo se organizaron -como se pudo ver en la televisión- para un público selecto, decorado con veteranos de guerra luciendo medallas, que en 1945 debían haber sido muy jovencitos. Es el mundo particular en el que viven los  gobernantes, lejos de los ciudadanos a los que hacen pagar las facturas. ¿Es esa la Europa que queremos?

Cilus - Ciudadanos Libres Unidos quiere otra Europa.

Pedro Schwenzer
Candidato Nº 2 al Parlamento Europeo

.

.